Recetario

La gastronomía de Cabeza del Buey es posiblemente una de las que tiene más arraigado eso de ser un pueblo mesteño. Contiene desde platos fríos y apetitosos para calmar los rigores de los estíos, hasta contundentes para pasar las invernadas.

La tradición tradición trashumante le ha dado una gran diversidad en platos con base de cordero, desde los rabos en escabeche o “rabones” que solían preparar los pastores en tiempos en que desrabotaban a los corderos. Del mismo modo, a la costumbre de hacer queso de La Serena se le ha añadido el suero migado que se extraía cuando se elaboraba el queso, o el requesón con miel o sin ella y la tortilla de queso que se elabora con el resto de perfilar el queso cuando se elabora. Pero tal vez la caldereta sea el plato estrella, y desde hace décadas las chuletas de cordero a la brasa o el asado de cordero. Así como la chafaina de cordero o los callos de cordero se encuentran dentro de su gastronomía.

No podemos olvidar la matanza del cerdo y la elaboración de los embutidos y la salazón de lomos, paletas y jamones, así como la morcilla de lustre y de arroz. Aunque no se puede dejar las llamadas tajadillas que es carne de cerdo adobada y frita, o el lechón al horno y el guiso de matanza.

Los productos de recolección de la serranía próxima como las criadillas de tierra en caldereta o en revuelto, los espárragos trigueros, achicoria, cardillos en revuelto o con leche de oveja y toda la amplia gama de platos fríos como el ajo blanco, ajo de cardillos, el ajo coles y el gazpacho o cachorreña, todos ellos son muy habituales, así como gazpacho de huevo frito.

Tradicionalmente para conservar los alimentos se sometían a escabeche, sin embargo hoy día se ha convertido en una forma de guiso, así nos encontramos con escabeche de cardillos o de coliflor o la berenjena en vinagre. Dentro de los platos de cocción encontramos con frecuencia los potajes de alubias o de lentejas generalmente antes en el tiempo de Cuaresma.

Dentro de las estaciones anuales era frecuente en las noches de invierno las sopas, como la sopa de patatas o las sopas canas, además de las sopas de puchero o cocido.

La gastronomía caputbovense también se caracteriza por la caza; en unos primeros tiempos por necesidad y en otros por una actividad lúdica, algunos platos son el conejo al ajillo o con arroz, la liebre con arroz, el conejo con patatas, las perdices al trote y salmorejo de conejo a la extremeña. Y junto a la caza está la pesca que es de río y generalmente se hace el llamado guiso de peces.

Dentro de nuestra gastronomía no se puede olvidar el Queso de la Serena, así como el aceite con Denominación de Origen y las mismas aceitunas que se suelen preparar con sosa o machás.

La dulcería tiene muchos rasgos musulmanes desde las castañas pilongas con leche o las croquetas de arroz, el flan de huevo o los borrachuelos, aunque también existen otros como la crema de zarzamora, los repápalos, las flores, perrunillas, los dormilones y rosquillos.

DORMILONES

-INGREDIENTES:
1kg de harina apróx
0,5 Kg de manteca de cerdo,
medio vaso (de los de agua) de vino blanco,
una cucharadita de las de café de azúcar,
media cucharadita de sal,
azúcar para pasarlos una vez horneados.

-ELABORACIÓN:
En un bol se pone la manteca y se empieza a amasar con las manos hasta que adquiere un textura de pomada, se le añade el vino, el azúcar y la sal, cuando todos los ingredientes anteriores están bien mezclados se empieza a añadir la harina poco a poco, la masa no tiene que quedar ni demasiado dura ni tampoco blanda. Una vez hecha la masa se deberá dejar reposar unas doce horas, de ahí su nombre, por que se suele hacer por la noche, se deja reposar durante esta y se hornea por la mañana. una vez la masa reposada se extiende con el rodillo a un centímetro, se corta en forma de rombo y se hornea a 180º C hasta que se vean dorados, una vez horneados se dejan enfriar un rato, pero no del todo y se pasan por azúcar. Ya están listos para comer.

(Enviado por: Mª Luisa)

LAS GACHAS

– Ingredientes:
* 150 g. de harina
* 100 ml. aceite de oliva
* 300 g. de azúcar (al gusto)
* 2 cucharadas de matalahúva (anís)
* Pan
* 1,5 l. de leche (las antiguas se hacían con agua)

– Preparación:
Ponemos el aceite a calentar y se fríe el pan a cuadraditos (los tostones. Al retirar los tostones, en ese mismo aceite se echa harina y se remueve hasta que se ponga fina, se va echando leche (o agua), no se deja de mover y cuando empieza a cocer se añade matalahúva y azúcar al gusto.

MIGAS

Ingredientes

(Cantidades según medida)

Pan de la víspera
Aceite de oliva
Dientes de ajo
Pimientos
Tocino, Chorizo
Sal gorda.

Las migas es un plato tradicional en la mesa del medio sur peninsular, habiendo variantes entre diversas regiones como Extremadura, La Mancha o Murcia. Se toman a cualquier hora del día pero se han hecho populares debido a que en las casas donde se hacía la matanza del cerdo se servían de desayuno. Las migas junto a una copa de orujo o aguardiente incrementaban así su alto contenido calórico, necesario en el duro invierno extremeño donde se sigue realizando la matanza con que se proveían de la carne del cerdo y sus productos, entre ellos el tocino y los embutidos, almacenables para el resto del año.
Las migas se preparan aprovechando los restos del pan de la velada (pan frío), cortado en lascas menudas (hoy en cualquier panadería se venden migas ya debidamente cortadas. Estas lascas se sofríen lentamente en una sartén (o, si hay, en una cazuela de barro) en aceite de oliva junto a dientes de ajo, pimientos y tocino o chorizo (estos dos últimos son ingredientes opcionales), todo ello salpicado unos granos de sal gorda y, si se quiere, pimentón. Cuando los trozos de pan están dorados se retira y se sirve.

Ya tenemos las migas en el plato. Y hay quien las corona con un huevo frito.

Las migas se pueden acompañar en el desayuno con café, chocolate o incluso aguardiente para no perder aquella costumbre de los arrieros. Es un aporte energético estupendo en las largas jornadas de invierno.

TORRIJAS

En Extremadura este dulce está asociado a la Cuaresma.

Ingredientes:

  • 1 barra de pan del día anterior (cortada en rebanadas muy finas (1cm))
  • 1 litro de leche
  • 1 rama de canela
  • 1 corteza de limón o naranja
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 2 huevos
  • Aceite de oliva
  • Miel

Preparación:
Se pone a hervir la leche con la canela y la corteza de limón o naranja durante unos 5 ó 10 minutos.A continuación le añadimos el azúcar y se remueve hasta que quede bien disuelta.
A continuación las rebanadas de pan se cubren con la leche hasta que se empapen bien.
Una vez empapadas, se rebozan con huevo y se fríen en aceite bien caliente. Hay que tener cuidado al darles la vuelta que no se desmoronen. Cuando están ya doradas, se sacan de la sartén y se colocan en una fuente. Minutos después, las espolvoreamos con azúcar y canela o miel rebajada con agua.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s