Cuentos tradicionales extremeños

Los cuentos populares extremeños en el tránsito del S.XIX y XX por D. Juan Rodriguez Pastor (http://www.dip-badajoz.es/cultura/ceex/reex_digital/reex_LIV/1998/T.%20LIV%20n.%201%201998%20en.-abr/RV11222.pdf )

LA HIJA DEL DEMONIO

Esto era qu’era una familia, qu’eran reyis o algu asín, genti de muchu poderíu. Pos resulta que no tenían hijus y dambus a dos, el maríu y la su mujel estaban desesperaítus, y dicían: -¿Quién v’a cudial de nusotrus cuando mos queemus viejitus? De mo que jizun una romería a un santu d’esus santus milagrerus pa pidil que jueran escapá de tenel un hiju, manque juera feu y to. Aluegu que ya se van pa la su casa, pos el santu milagreru se le apaeci, y va y le dici a los reyis: -Sos voy a dal albelía pa tenel un hiju. Peru solitu solitu sos pidu una cosa. -Usté dirá, señol santu. Y el santu: -Pos solu sos pidu que cuandu el niñu que tengáis jaga los deciochu añus se tieni que dil de la casa pa sirvil una temporá al demoniu. Si no lo jaci d’esa manera sos morís los tres d’un soponciu misereri. En de que nació el niñu y se jizu grandi, se tuvu que dil a sirvil al demoniu. Y dicía el mozu: -Pero es que yo no sé andi está el demoniu pa jaceli de criáu. ¡Toma!, que los padris tampocu tenían conocencia d’andi estaría el demoniu esi. Antonci jicieron llamal a una bruja que sabía to lo que pasaba en el mundu. Antoncis van los padris y le preguntan a la bruja: -¿Andi está el demonio? Qu’es que tieni que dil el nuestru hiju a sirvirlu una temporá. La bruja era verdá que lo sabía to, pero to de to, y dicía la bruja: -Tenéis que ponerli al vuestru mozu unus borceguinis de jierru y que se ponga de caminu andandu. Y allí andi se gastín los borceguinis, que ya le salga un poquinu de pelleju del pié por abaju, allí es el sitiu del demonio. Ya s’encasqueta los borceguinis y s’echa a los jombrus unas alforjas, y, ¡hala!, a recorrel mundu. Veng’andal leguas y más leguas, y más leguas entovía, y los borceguinis que no se gastaban na de na. Hasta que un día sintió en el deu gordu del pie como que se pinchaba con un chinarru, y era que ya s’había gastáu el borceguín. Antoncis alzó la mola y se guipo mu p’alla en un monti com’un palaciu mu grandoti, y dicía el mozu: -Voy p’allá, que seguritu qu’esi palaciu es el del demoniu. Pa llegal p’al palaciu tenía que pasal al lau d’un ríu. Y el mozu sintió en el ríu muchu alborotu y antoncis s’escondió detrá d’un galaperu pa guipal lo que pasaba. Pos era que s’estaban bañandu las tres hijas del demonio, que una era mu guapa y las otras dos eran mu feas. La más chica era la más guapa. Pos como tamién era la más lista, las otras le tenían envidia y l’habían atáu una moleña a una pata y l’habían tiráu pa lo más jondu. Cuando la tirarun s’echarun al chapescu. Antoncis el mozu se tiró p’al jondón y la sacó mediu muerta, que ya jacía gorgoritu. Comu estaba esnúa cuando la sacó del agua, vio que tenía un lunal en el muslu derechu. Aluego le dio la capa pa que s’enrebujara, porque las otras dos l’habían quitáu la ropa y to. Y le diju que iba de caminu pa servil al demonio. Antoncis la hija chica del demonio le dici: -El demoniu es el mi padri y va a jacel los posibilis pa jacerti el su esclavu toa la vida. Pa esu te mandará tres cosas que naidi pueda ser escapa de jacerlas. Comu fallis en alguna, ya estás perdíu. Asina que cuando te mandi esu, tu vas y me llamas pa que venga en la tu ayúa. Pa esu namás tienis que dicil: Moza del lunal, acúi a mí, que me tienis que ayual. Pos ya que llegó al palaciu, va y dici: -Güenus días mos de Dio. Y le dici el demoniu: -Pos güenus días. ¡Conque tú eris el ayuanti que me va sirvil! Pos güenu, agora descansa que aluegu te voy a dal un trabaju de mandiquitali. Y comu no me lo jagas te vas a queal de críáu de mí pa insecula seculorun. Y va el mozu: -Usté dirá, señol demoniu. Y antoncis el demoniu le dio un azaón y le diju que a la media nochi tenía que empezal a rozal un monti que tenía enfrentitu del palaciu. Y esi monti era un monti de sieti leguas. Peru no solitamenti tenía que rozalu; es que tamién tenía que dejalu llanitu del to. Y que tenía que estal to jechitu cuando l’amanecía, a la salía del sol. Y le dicía el demoniu: -Como no lo habíis to a la salía del sol, ya sabis lo que t’aguarda: criáu de mí pa los inséculas seculorum. Ya que se jue el mozu to moquicaíu y se metió en un cuartu oscuru, qu’era el que le dejó el demoniu pa que descansara hasta que llegara la media nochi. Antonis el probi s’acordó de lo que le diju la hija del demonio, qu’era que cuandu estuviera en necesiá pos que la llamara. Asina que el mozu al estanti: – Moza del lunal, acúi a mí, que me tienis que ayual. La hija del demoniu se presentó en un bervi. Le diju la hija del demoniu: -¿Qué t’ha mandáu mi padri? Y el mozu: -Pos mira, m’ha mandáu que tengu que rozal y allanal un monti de sieti leguas. Y esu tengu que jacerlu entre la media nochi y la amanecía. Y le decía la hija del demoniu: -No ties que procuparti. Agora duérmiti hasta que yo venga a despertarti. De mo qu’el mozu se quedó más dormíu c’un lirón. Y por la mañana jue la hija del demoniu y lo dispertó, qu’estaba bien dormiítu el probi. Y le diju: -Anda, levántati y acúi andi el mi padri, c’antovía no s’ha levantáu. Y le dicis que s’ansomi al correol que la faena está jechita. Así que jue. Aluego qu’el demoniu vio el monti llanitu y to, va y le dici: -¡Anda coño! Agora va a resultar que tú eris tan demoniu comu yo. O es que alguna hija mia t’ayuó. Claritu qu’el demoniu no s’ib’a rindil. Y jue y le diju: -Esta vez m’has jechu bien la faena. Pero agora te diré. Pos ya que tienis llanitu el monti, lo tienis que plantal de olivus, le tienis que cogel las acetunas, las tienis que lleval a la prensa y me tienis que trael un pringá frita en el aceiti que saquis. ¿Entendíu? Pero agora vieni lo güenu, y es que tó tieni que sel entre la media nochi y la salía del sol. Otra ve que se va el mozu al cuartu. Y to igualitu c’antis, qu’era llamal a la hija del demonii: -Moza del lunal, acúi a mí, que me tienis que ayual. De que llegó la hija del demoniu, pos ya le contó lo que pasaba. Y la hija del demoniu, pos igualitu que aninanti: -No ties que procuparti. Agora duérmite hasta que yo venga a despertarti. Y asina jue. De que llegó la amanecía, llegó la hija del demoniu pa despertailu. Le dicía: -Vaiti andi el mi padri y que s’ansomi al correol. Qu’está to jechitu. Y le llevás esta pringá, qu’está jecha la fritura con l’aceiti de las acetunas de los olivus. Ya qu’el demoniu se zampó la pringá y vio to el olival, pos dicía: -Agora va a resultar que tú eris tan demoniu comu yo. O es que alguna hija mia t’ayuó. La cosa es qu’el demoniu se dio por vencíu. Y le diju que ya podía dilsi, que y’había cumplíu el trabajitu y que podía dilsi. Peru antis de dilsi tenía qu’escogel a una de las sus tres hijas pa casalsi con ella. Y el mozu, pos claru: -¿Y cómu conozu yo a la que tengu qu’escogel. ¡Toma!, que no era bobitu el mozu, porque el lo que quería era cogel a la hija chicha, porque la conocía y era mu guapa, y es que tamién lo ayuó. Pero es qu’el demoniu no sabía na de to esu. Y el demoniu: -Mira: te metis en esi cuartu, que tieni una puerta y una cortina. Aluegu toas tres van a metel la pata por la cortina, y la de la pata que elijas, con esa te casas. El se metió p’adrentu y toas tres metierun la pata por la cortina. Antoncis jue y l’arremangó la jalda hasta el muslu, porque lo que quería era averigual la que tenía el luna en el muslu. Ya que lo vio, dici: -Con ésta me queu. Asina que jicieron la boa en el mismu día, to con un guisopazu de agua con una escoba. Aluegu ya s’acostarun y le dici la hija del demonio al su maríu, que comu ya estaban casáus el mozu era el su maríu: -Estaiti dispiertu, que de siguru que el mi padri mos v’a querel matal esta mesma nochi, a la media nochi. Ya al pocu ratu, tron, tron, en la puerta. Y la hija: -¿Quién llama? Y el padri: ¿No sos dormiis? Lo que quería era que se quearan dormíus pa entral y cortali el güiru. Asina que dispiertu. Y otra ve: tron, tron. Y la hija otra ve: ¿Quién llama? Y el padri: -¿No sos dormíis, qu’es mu tardi? Peru, claru, ya empezaban a pegal cabezas, qu’es que se jacía mu tardi, y la hija del demoniu: -Amus, maríu; amus a ilmus por la ventana, porque si nos descuidiamus mos queamus dormíu y entra el mi padri y mos corta el güiru. De mo que antis d’escapalsi cogierun dos almohás y las arroparun bien arropaitas, que paecieran qu’eran ellus. Y al pocu ratu: tron, tron. Pero allí no contestaba naidi. Asina qu’entró el demoniu mu despacininu y to ascura, y jue y le clavó el cuchillu a las almohás. Aluegu salió pa juera y empezó: -¡Hijas, acuyil! ¡Venil a vel cómu m’escachináu al la güestra hermana y al güestru cuñáu! Ya que entrarun tos contentitus el demoniu, las sus hijas y la su mujel, y pol poquitu no le dio un soponciu cuandu vio que no eran ellus, y que lo que había agujereáu eran las almohás. Y empezó a pegal chillíus: -¡Estu no se quea asina! ¡Estu no se quea asina! Antoncis salió corriendo p’al corral pa cogel un caballu. El demoniu tenía en el corral dos caballus: unu era el caballo del vientu y el desotru era el caballu del pensamientu. El del pensamientu era el que más corría, y esu qu’estaba to sequinu, que le se vían hasta lo morillus. Asina que la hija comu lo sabía pos se montarun en el caballu del pensamientu y se salierun al chapescu. De mo que el demoniu no pudu siguirlus polqui solitu queaba el caballu del vientu y se queó con el rabinu entre las patas. Ya que llegarun a la casa del mozu, pos los recibierun los reyis. Y aluegu ya se casarun y esu, y jueron felicis. Y colorín, colorau, comu tieni que sel, pa vusotrus el pan y pa mi la miel.

Recogido en Ahigal por Jose María Dominguez en castúo. http://tierraoral.blogspot.com.es/2009/10/tres-cuentos-extremenos.html

LA GÜERFANITA Y LAS NUECIS DE PITIMINÍ

Había en un pueblu un padri que tenía una hija, y vivían solitu los dos porqui la cosa es que la su madri se murió al nacel la niña. Era mu guapa. En el frenti de la su casa vivía una mujel que tenía dos hijas, y eran mu feas dambas a dos. La cosa es que comu era viuda le tenía echáu el oju al padri de la otra niña y le diju que por qué no se casaba con ella. Y le dici el padri: -Aguarda que se lo diga a la mi hija, y ella verá. Aluegu va el padri andi la hija pa dicílsilu, y le dici: -Hija, la nuestra vecina m’ha dichu que me casi con ella, peru yo l’he dichu que primeru te lo tengu que pregüental a ti. Lo que tú digas es lo que jagu. Y la hija: -¡Cásise, padri! ¡Cásise, padri! Se puso toita contenta la muchachina, porqui asina ib’a tenel dos amigas pa juegal to los días. La probi no s’enteraba qu’esu era comu metel una maná de lobus en una pastoría. Al desotru día ya se casarun y se juerun tos a vivil a la casa del padri, qu’era una casa cuasi de grandi com’un palaciu; era una casa que tenía de to. Y es que la casa de la viuda era una casina que se caía de las goteras. Los primerus días, to bien. Peru comu la niña era mu guapa y las otras tres eran mu feas, l’iban cogiendu una invidia y una ejuariza que no veas. Cuandu el padri estaba en casa, pos lo desimulaban, peru cuandu el padri tenía que salil, pos no veas. La cosa es qu’el padri salía muchu pa las ferias, porqui era tratanti, y tardaba lo mesmu una semana en golvel. En esi tiempu a la probi la ponían a fregal, a barrel, a trael la leña, a jacel la comía, a laval la ropa, a buscal el agua y to. Y las otras tres, sentaitas a la lumbri. Cuandu golvía el padri, a pregüental a la su niña: -¿Qué tal te lo has pasáu? Y la niña: -¡Mu bien, padri; mu bien! Claru, ella no quería dicili lo mal que lo pasaba, porqui pensaba que la culpa era suya pol animal al su padri pa casalsi con aquella madratras tan mala. La niña era mu güena y toas las nochi le rezaba a la Virgin pa que l’ayuara. Una nochi cuandu estaba dormía se soñó que venía un hada y que le daba tres nuecis y le dicía, estu le dicía: Estas nuecis de pitiminí son las que te jadrán mu felí. A la nochi siguienti, otra vez se soñaba lo mesmu. Venía el hada le daba las tres nuecis y le dicía: Estas nuecis de pitiminí son las que te jadrán mu felí. Y la niña: -Estu es un milagru de la Virgin María, que quiéi dicilmi algu. Pol la nochi otra ve igual. Ensiguía llegaba el sueñu, y lo mesmu: Estas nuecis de pitiminí son las que te jadrán mu felí. La cosa es que por antonci el padri tenía que il a mercal mu lejus, a una feria que duraba un mes por lo menus. Antis de dilsi v’andi la hijastra más grandi, y le dici: -Me voy a la feria y he pensáu que voy a traelti algu que te gusti. Dilmi que te traigu. Y la hijastra: -Me trai un vistíu de sea, que tenga tos los coloris del arcu iris, una diadema y unus zapatus de charol. Y el padri: -Bien está. Antoncis va en busca de la otra hijastra, polqui él las quería muchu. Esu era polqui no sabía lo que jacían con la su hija. Y le dici a la hijastra: -¿Qué quiés que te traiga de la feria? Y la hijastra: -Un vistíu de rasu, que tenga los coloris de toas las hojas del bosqui, una diadema y unus zapatus de charol. Y el padri: -Bien está. A lo últimu v’andi la su hija: -Hija mía: me voy a la feria y quiéu compralti la cosa más bonita que tú quieras. Pídimelo, manqui valga un millón de rialis. Y la niña: -Padri, sólo quieru tres nuecis de pitiminí. Y el padri to asombraítu: -¿Tres nuecis de pitimini? ¡Vaya cosa que quieris! Mira que las otras m’han pidíu ropas pa vistilsi. ¿Tú no quieris ropas pa vistilti? Y la niña a lo suyu: -No, padri; yo sólo quieru tres nuecis de pitimini. De que llegó el padri a la feria, pos jizu to lo que tenía que jacel. Ya cuandu tenía que vinilsi pa casa se jue a compral los encargus. Los vistíu de las hijastras los compró en un na. Peru, ¡madri mía, las nuecis de pitimini! Naidi tenía nuecis de pitimini, qu’es que ni sabían que clasi de nuecis eran las nuecis de pitimini. Ya se vinía el padri to desconsolaítu de no encuentral el encargu de la su hija, y venía dánduli güeltas a la mola to el caminu: -¿Qué le digu a la mi probi hija? A lo mejol se piensa que no l’he buscáu el encargu. A lo mejol se piensa que quieru a las otras más c’a ella. ¡Qué desgracia, Dios míu, que desgracia! Resultó que tenía que pasal por un pueblinu mu chiquinu, mu chiquinu, c’había una cru a la entrá, al laitu de una fuenti. Paró el caballu pa que bebiera. En los escalonis de la cru había una viejina sentá y va la viejina, va y le dici: -Veu al señol mu tristi. ¿No le pasará alguna desgracia? El hombri le cuentó toítu lo que le pasaba. Qu’era que había podíu compral dos encargus, peru c’a la su hija no l’habíu compráu las nuecis de pitiminí, polqui nadii conocía las nuecis esas. Y qu’esa era la tristeza que tenía. Antoncis va la viejina: -Yo sé andi puei encuentral las nuecis de pitiminí. Tieni que siguil por esti caminu que v’al bosqui, hasta pasal dos puentis. Cuandu pasi el segundu puenti, hay un árbul gordu a la derecha. Endrentru d’esi árbul vivi una bruja buena, qu’esa es la que tieni las nuecis de pitimini. Solitamente tieni que metel la cabeza pol un buracu del troncón del árbul y grital mu juerti: Yo sería el padri más felí si alguién me diera las nuecis de pitiminí. A la viejina le dio una bolsa enllenita de moneas y jarreó al galopi por el caminu de los puentis y no se paró hasta que llegó andi el árbul gordu. Metió la cabeza por el buracu del troncón y empezó: Yo sería el padri más felí si alguién me diera las nuecis de pitiminí. Namás dejal de chillal s’apareció la bruja buena, qu’era un hada guapa, guapa, guapa, lo más guapa de maginal. Era tan guapa qu’el padri se queó sin habla. Le dici el hada: -No jaci falta que digas na, porqui yo estoy enterá de to, y sé que vienis a buscar las nuecis de pitiminí pa la tu hija. Ella es la niña más güena que existi en el mundu, asina que sólu ella se las mereci. Le dicis que las guardi, y que sólu las parta cuandu barrunti que las tripas de la barriga le se jacin un enrelíu. De golpi desapareció el hada y jue entoncis cuandu vio las tres nuecis de pitiminí en el suelu, enlantitu d’el, qu’estaban metías en una cajina de cristal. No le pudu dal ni las gracias, polqui había desapareciu el hada, asina que le dio un besu al troncón del árbul, y a galopi tendíu pa casa. En que llegó a casa, las dos hijastras corriendu a prigüental por el su regalu. Y el padri: -Tomal el regalu. Mal criás y desagradecías. Cogierun las sus bolsas y escaparun pegandu perinaltas de contentas. Peru la niña en cuanti que vio al su padri, s’echó a correl y se l’espicolgó del pescuezu y lo jartó de besus. Y no la preguntó por el su regalu ni na, asín qu’el padri: -T’he traíu las nuecis de pitiminí. Lo que no le diju jue el trabajitu que l’había costáu el encuentraila, ni que se las había regaláu un hada y to esu. Sólu le diju que quien se la dio le diju que solitamenti las partiera cuando barruntara que las tripas de la barriga le se jacían un enrelíu. Comu siempri pasa, jue pasandu el tiempo y al padri se l’olvió respiral y se murió. De mo que la probi niña empezó agora a ser la criá de la madrastra y de las sus hijas. Si antis era criá, agora era más criá entovía. Hasta la sacarun de l’habitación y la mandarun a la troji con un jergón. La probi niña sólu se consolaba por la nochi, cuandu s’acostaba, qu’era cuandu le rezaba a la Virgin, a la su madri y al su padri. Y tamién cuandu le s’apaecía el hada en el sueñu dánduli las nuecis y pa dicili: Estas nuecis de pitiminí son las que te jadrán mu felí. Resulta qu’el rey de p’allí tenía un hiju casaeru, peru que no había manera de casailu. Ninguna mujel de las que vía l’apetaban, porque a toas l’encontraba cualquiel algu, y na, que no tiraba. El rey no sabía ni qué jacel pa ennovialu. Total que el rey un día le dici al su hiju: -Mira, hiju: voy a echal un pregón pol to el reinu, pa que toas las mujeris casaeras, toas, toas, toas, vengan a una fiesta al palaciu. Digu yo que viéndulas a toas, alguna t’entrará por el oju. De mo que echarun el pregón por toas las esquinas de tos los pueblus del reinu: -De parti del rey se jaci sabel que toas las mujeris casaeras acúan al palaciu a una fiesta mañana por la nochi. El principi quieri casalsi y tieni que elegil una novia de entre toas las mujeris del reinu. ¡Menú alborotu! Toas las mujeris de tos los pueblus venga a preparalsi pa il a la fiesta. Y las hermanastras y tamién la madri. La probi niña tamién había escucháu el pregón y s’empezó a jacel las ilusionis d’il a la fiesta. Peru toa la ropa que tenía estaba sucia, enllenecita de grasa y toa rota, asina que jue andi la madrastra pa dicílsilu, y le dici: -¿Puedi dejalmi alguna ropa limpia de las sus hijas pa il a la fiesta del rey en el palaciu? En ve de daili ropa, lo que le dio jue una guantá. Y la espantó dánduli vocis: -Tú, a la troji, qu’es andi tienis qu’estal. Las mis hijas se van a la fiesta pa que las elija el príncipi, peru tú a la troji, qu’es andi tienis qu’estal. Y no te va a faltal trabaju que jacel mientras mos divertimus en el baili del palaciu. Asín que las dos hermanastras se pusierun los vestíu qu’el padri de la niña le truju de la feria, y los zapatus de charol y las diademas. Peru antis d’ilsi llamarun a la probi muchacha pa que las viera, y dicia la madrastra: -Alégrate, desgraciá, que en pocus días vas a tener una hermanastra princesa. Aluegu la mandó subil a la troji, porque la madrastra había enrebujúa un sacu de cebá con otru de trigu: -Ya puéis il separtandu el trigu de la cebá, granu a granu, y tenlu jechu antis de que vengamus del baili. De que se queó solita en casa la probi muchacha, pos empezó a lloral, y venga a lloral, y entoncis empezó a barruntal que las tripas de la barriga le se jacían un enrelíu. Cuandu barruntó lo de las tripas s’acordó que el su padri le diju qu’era cuandu tenía que partil una nué de pitimini. Antoncis la partió y al partirla se presentó un hada, qu’era el hada que vía en el sueñu por las nochi. -¿Por qué lloras, hija mía? -Esu jue lo que le preguntó el hada. La muchacha le cuentó to: que la madrastra no la dejaba il al baile, y que ella tenía mucha ilusión de il; lo que le había jechu con el trigu y con la cebá; y toas las cosas que le pasaban dendi que se murió el su padri. Al hada, que era mu güena, pos le daba pena lo que le pasaba a la muchacha. Asín que le dici: -Esta noche tú tamién vas a il al baili del palaciu, y naidi te va a conocel. Al prontu el hada le dio un soplíu y le se cayó toa la ropa vieja que tenía, y las alpergatas, y el pañuelu de la cabeza…, to. Aluegu le dio otru soplíu y queó vistía con un traji tan bonitu que paecía una Virgin. Y el pelu con unas trenzas que… ¡no veas! En los pies le pusu zapatinus de cristal. ¡Una ilusión de mujel! De que la vistió, el hada le decía: -Cuandu quieras tienis que dar un supiru, y de golpis estás endrentru del salón del baili. Pero a las doci, comu más tardi, tienis que golvel, polqui si no güelvis entoncis te se rompi el embruju. Pa golvel tienis que dal otru suspiru, y ya está. La muchacha estaba toa nerviosita, asín que le s’escapó el suspiru. Y namás dal el suspiru ya estaba subiendu las escaleras del salón del baili de palaciu. De que la vierun entral hasta los músicus se quearun extasiáus y dejarun de tocal. Tos estaban con la boca que se vía hasta la campanita. Hasta el príncipi s’empezó a dal peñisconis porqui no sabía si aquellu era verdá o se lo estaba soñandu. En toita la nochi no dejó de bailal con ella y el rey empezó a relambelsi porqui estaba seguru de que ya tenía una noera. Cuandu se jizu el descansu del baili el príncipi le diju a la güerfanina que salieran al frescu a la terraza, y esu era pa dicili que quería casalsi con ella. Pero al decili eso, de la emoción que l’entró a la probi muchacha, dio un suspiru y desapareció. Claru, apareció en la troji vestía con la ropa sucia. Al ratu llegarun las hermanastras y la madrastra. Lo primeru en jacel jue subil a la troji pa meteli envidia. Peru lo que no se maginaban es que los granus de trigu y de ceba estuvieran ya separtáus, y estaban separtáus porqui lo jizu el hada. Y empezarun: -¡No veas lo bonita c’ha síu la fiesta! -Jue una muchacha, que naidi conocía. Era tan guapa y tan bonita que paecía un ángil. ¡Qué preciosidad! Por esu el príncipi s’enamoró d’ella. Y dicía la madri: -Peru desaparió sin naidi sabel comu ha síu. Asín c’al príncipi l’ha entrau una desazón que no veas. Pa mañana han mandáu ripitil la fiesta, pol vel si apaeci de nuevu, y si no apaeci cualquiera d’estas dos tieni posiblis d’enamorarlu. ¡A ella se lo iban a cuental! A la nochi siguienti las tres se golvierun otra ve p’al baili y a la probi la dejarun pa que limpiara un sacu de garbanzus c’habían metíu con ceniza. Cuandu ya estaba bien solita, cogió y escachó otra nué de pitimini, y salió el hada. Pasó lo mismu, qu’era vestila con un vistíu nuevu, peru ésti era muchu más maju qu’el otru. Y le diju: -Ya sabis, que a las doci tienis qu’estal en casa. A la primera campaná das un suspiru y escapas. No te preocupis, que mientras tú bialas yo limpiu los garbanzus. Al llegal al baili ya estaban toas bailandu y el príncipi estaba con la cabeza agachá sin bailal con naidi y sin miral pa ningún lau de lo tristi qu’estaba. Agora que se calló la música, levantó la gaita y vio a la muchacha. Pos salió corriendo andi ella y le s’acabarun las penas. Ya no dejó de bailar en toa la nochi. La cosa es que no jizu por salil al jardín, no quiciá s’escullera comu la otra ve. Ella tamién estaba toa distraía, que no s’enteró ni de la hora qu’era hasta que el reló del salón del baili empezó a dal la primera campaná de las doci. Entoncis pensó: -¡Mecachis la mal! Me tengu qu’il. Pegó el suspiru y, ¡zas!, desapareció sin que naidi se diera cuenta de cómu lo había jechu. Agora pasó comu la nochi antis, que llegarun las tres, la madrastra y las dos hijas, pa meteli envidia otra ve. Y dicía una: -¡Tenías c’habel vistu lo guapísima qu’iba! Dicía la otra: -Era mu guapa, tan guapa comu nenguna, peru la cosa es que la su cara me resultaba algu conocía. Y la madrastra: -Si no juera polqui tienis muchu trabaju que jacel, mañana te llevábamus con nusotras. Peru ya ves, los oficius son lo primeru. Y la probi muchacha, que se jacía la inoranti, pos a lo suyu: -No sos preocupéis por mi, qu’es que ya no tengu muchu interé. Porqui si el príncipi s’ha enamoráu de una muchacha tan guapa, pos con ella se casará y ya no v’a fijalsi en mí. A la otra nochi, pos otra ve toas tres que se juerun al baili del palaciu, y a la probi l’encargarun quital zarajuellis de toas las calcetas, qu’estaban achipotás. Al ratu cogi la última nué de pitiminí pa escachala, y al escachala el hada que sali: -Hoy vas a il más guapa que nunca y no t’olvíis que a las doci en casa. Le pegó un soplío, ¡y no veas que traji! Un vestíu de princesa, con avalorius. El pelu lo tenía rubinu y caíu a los hombrus, y la cara comu de terciupelu. Llevaba una diadema de diamantis y una cinta al pescuezu tamién de diamanti. ¡Una preciosidá! El baili ya estaba empezáu jacía muchu ratu y vían que no llegaba, y dicía el príncipi: -Si no ansoma esta nochi me mueru de pena y me queu solteru pa de siempri. Que vieni, que no vieni. Asín, al prontu, com’un milagru ya estaba la muchacha subiendu por las escaleras del salón. ¡No veas cuandu la vio el príncipi! Le s’acabarun las penas. La agarró de la manu y la llevó hasta un balcón, y le diju de prontu: -Antis que desapaescas quieru dicilti que me quieru casal contigu. La probi muchacha no pudu dicil ni sí ni no. Y es que de la emoción de lo que dicía el príncipi le s’escapó un suspiru y desapareció. Peru agora el príncipi había síu algu listu, y por esu l’había dichu a los críaus que pegarán pé en el balcón, pa que se queara pega y no s’escapara. De toas maneras se escapó y solitamenti se queó pegáu un zapatu, qu’era un zapatu de cristal. Al desotru día mandó el rey echar otru pregón por tos los pueblus. Y dicían los pregonerus: -De parti del rey se manda que toas las mujeris casaeras no salgan de las sus casas, porqui tienen que probalsi un zapatu de cristal, y a la que l’esté bien se casa con el príncipi. Toas sabían qu’el zapatinu no eran d’ellas, peru toas se lo probaban pol si sonaba la flauta. El zapatinu era de un pie chiquinu y picú. Con tal de qu’entrara jacían la que juera, hasta cuertalsi el deu gordu o el tobillu. Peru ni asín había manera. Ya c’habían pasáu por las casas de tos, namá queaba que la casa de la madrastra. Llegan p’allá con el zapatinu, y el que lo llevaba jue y le preguntó a la madrastra: -¿Cuántas mozas casaeras vivin en esta casa? Y la madri: -Vivin dos hijas mías, y l’aseguru a usté que d’una d’ella es el zapatinu. Cogió la una de las hijas y quería metel el pie a la juerza. Veg’apretal y apretal, y no había manera. Y decía el criáu que llevaba el zapatinu: -¿Peru no ve que no l’entra? Es que lo suyo no paeci un pie, que lo que paeci es una pezuña. Asín que no bobei y que venga la siguiente. La otra lo mesmu, manqui su madri le dio anti unus güenus refregonis con manteca en to el calcañal. De qu’ésta ya dejó de intentailu, va el criáu del palaciu y le dici a los guardianis qu’iban con él: -Esta es la ultimita de la lista, de mo que amus p’al palaciu a dicili al probi príncipi que no l’habemus encuentráu la novia. El probi se mos v’a queal más laciu c’una tomatera. Cuandu ya estaban saliendu por la puerta, la probicita güérfana que s’ansoma por la escaleras, y empieza: -Siñol, siñol, ¿puedu probalmi yo el zapatinu? El criáu del rey miró p’atrás y dicía: -¡Anda!, si dicían que no queaba naidi más en esta casa. Y la madri: -¿No ve usté qu’esa es una probi desgracia que no tieni andi caelsi muerta? Y las dos hijas: -¿Comu quieri que sea suyu el zapatinu, que ni siquiera estuvu en los bailis del palaciu? Entoncis dicía el criáu del rey: -Yo soy un mandáu y m’han dichu que se lo pruebi a toas las mujeris, de mo que tampocu pierdu ni un pelitu si deju que se lo pruebi esta probi muchacha. Cogió la muchacha y se quitó un’alpergata vieja que tenía. Aluegu agarró el zapatinu y metió el pie, que l’encajó igualitu de bien qu’el moldi d’un zapateru. Tos se quearon esmorecíus y le dici la huerfanita: -Yo con un zapatu solu no puéu andal, asina que me voy a ponel tamién el otro. Era qu’el otru zapatu lo tenía en la faldiquera, y lo sacó y eran igualitus. Y dicía el criáu del rey: -Pos tieni que vinil con nusotrus p’al palaciu, que la van a jacel la princesa y a casalsi con el hiju del rey. Y dicía ella: -Tendré que remualmi algu, porqui si voy con esta pinta, el príncipi no me conoci y lo mesmu no me quieri. De mo que delantri de tos se quitó los jarapalis viejus que llevaba puestos y debaju d’ellu tenía el vistíu que llevaba en el últimu baili. Antoncis jue cuandu la madrastra y las sus dos hijas la reconocierun y a toítas tres le dio un patatún y se quearun abobás pa toa la vida. Al desotru día se jizu la boa, que duró una semana por lo menus. El principi y la princesa tuvun muchus hijus. Y colorín colorao, qu’ésti es el cuentu de la güerfanita felí gracias a la nuecis de pitiminí.

Recogido en Ahigal por Jose María Dominguez en castúo. http://tierraoral.blogspot.com.es/2009/10/tres-cuentos-extremenos.html

LA FUENTE DE AQUÍ TE ESPERO

Esti cuentu era d’un rey, qu’era mu viejinu el probicitu, y estaba mu malinu, mu malinu. ¡Amus!, qu’estaba pa morilsi. Pos se ponin a llamal a los meicus, y llega unu: -Pos estu que tieni el rey yo no lo puéu cural. Ya llega otru, y lo mesmu, que no puei cural al rey. Resulta que el rey tenía un mal que no tenía remediu. Asina que van llegandu tos los meicus y que no había manera, y qu’el rey las endiñaba del to puntu. De mo que va la reina y dici: -El que sea escapa de trael un remediu pa sanal al rey, le doy un carru enllenecitu de oru. Comu no queaban meicus, pos asín al prontu apaeci una viejina. De que llegó a la puerta del palaciu, van los guardias y la paran, porqui na más poían entral los que trujieran algún remediu pa cural al rey. Y la viejina: -Dejailmi entral que yo me sé comu cural al rey. Antoncis sí que la dejarun entral. Resulta que la viejina era una bruja güena. Ya que llegó andi estaba el rey en la su cama, pos le preguntó la reina: -¿Cómu vas a cural al rey? Y la viejina: -El rey sólu se puei cural con el agua de la fuenti d’Aqui t’esperu. Esa fuenti está en la jardín d’Entral y no salil, qu’es andi está la fuenti. Con un bochinchi que se jinqui de siguru que se cura del to. Peru pa qu’el agua resulti güena tieni que cogela el hiju del rey. Pos resulta qu’el rey tenía tres hijus y tos querían il a buscal el agua a la fuenti que llamaba d’Aquí t’esperu. Esu era porqui pensaban qu’el que la trujiera se convertía en el hereeru. Por la mañana tempranitu cogin y se montan en los caballus y, ¡hala!, los tres al galopi tendíu hasta que llegarun a un sitiu que salían dos caminus, unu pa un lau y otro pa otru lau. Antoncis los dos hermanus grandis se van por el caminu de la derecha, y le dicin al chicu: -Tú vaiti por el caminu de la izquierda. Y en una semana te vienis p’acá, y el primeru que llegui, pos que esperi aquí. Ya se va el hiju chicu andandu, andandu, hasta que se le jizu de nochi. Pos na, que no sabía qué jacel, y se abajó del caballu p’acostalsi en una manta, y vio que a lo lejus había una luz. Esu era una lumbri. Y dici: -Voy a il p’allá, que si me dejan quealmi a la lumbri, seguru que más calentitu estaré. La lumbri era d’unus pastoris, qu’estaban jincándusi la cena. Pos na, que le dierun del cenal. Y aluegu le dijo andi quería il, qu’era a la fuenti d’Aquí t’esperu, pa trael agua pa cural al rey. Y le dici el amu de los pastoris: -Esa fuenti está mu lejus, en lo altu d’aquel monti que se ve a lo lejus, y está drentru de un jardín que llaman Entral y no salil, porqui el qu’entra no sali. Y el hiju del rey: -Pos tengu que il pol juerza, tengu que il. Y el amu de los pastoril: -Ya que quieris il te voy a dicil una cosa, porque se ve qu’eris valienti. Adretru del jardín está la fuenti y la fuenti la guarda una culebra de venticuatru cabezas. La culebra siempri está dispierta, porqui cada hora vigila con una cabeza. Peru yo te voy a dal un pitu, y cuandu lleguis a la puerta lo vas a tocal, y antoncis la cabeza esa qu’está dispierta tamién se quea dormía. Lo que pasa es que sólo se quea dormía el tiempu que se tarda en contal venti. Ese el el tiempu que tienis pa llenal el botellín de agua y salil al chapescu. Comu te descuis un segundu más, toitu quea perdiu. Pol la mañana se montó en el caballu y llegó hasta la puerta del jardín d’Entral y no salil. Antoncis jizu lo que le decía el pastol, que tocó el pitu y la culebra se pusu a roncal, que pegaba unus silbíus que daba miéu. Asina qu’entró corriendu, enllenó el botellín y ya estaba juera antis de que la culebra abriera el oju. Agora iba to contentinu con el botellín del agua, hasta que ya estuvu en el caminu de güelta, qu’era andi tenía c’aguardal que llegaran los sus dos hermanus. Y de que llegarun, pos le preguntó: -¿Cómu sos ha íu? Y ellus: -Pos mu mal; que no habemus encontráu na de na. ¿Cómu t’ha íu a ti? El probi muchachu les cuentó cómu llegó a la fuenti y cómu se las apañó pa cogel agua en el botellín. Si no se lo habiera contáu no había pasáu na. Pero comu lo cuentó, pos los dos hermanus idearun el matarlu pa quealsi ellus con el agua. Peru aluego lo pensarun mejol, y lo que jizun jue metelu en un bujeru en el suelu, en un pozu secu, y tapalu con una tapaera de jierru. Y dicían: -Lo dejamus bien encerraitu, y cuandu el rey mos dé el reinu pa los dos, antoncis lo sacamus, y que se quei probi sin na. Cuandu más descudiaitu estaba jueron los hermanus y lo agarrarun por el gañón, y al pozu de cabeza. El muchachu le mordía y to esu, peru como eran dos pa uno, le tocó perdel y le quitarun el botellín del agua d’Aquí t’esperu. Yo no sé el tiempu que se quearía encerraitu, peru el casu es que los otros bichus malus llegarun al palaciu y el rey ya estaba dandu las papeas pa morilsi. Pero jue bebel un bochinchinu y ponersi sanitu del to. Comu ya estaba sanu le entró ganas d’hablar. La cosa es que se guipó que no estaba el hiju chicu: -¿Andi está el güestru hermanu que no vieni a velmi? Los otrus, claru, ya lo tenían pensáu lo que tenían que dicil. Y esu era que dendi que se jue por un caminu no había güeltu, y qu’ellos lo estuvierun esperandu tres días en el sitiu que habían queúa, y que no llegó. Toas lo que dicían eran mentira, qu’era qu’ellus habían íu a la fuenti y lo dificultosu c’había síu lo d’ellenal el botellín. El rey ya era viejinu y lo que quería pos era dali el reinu a los sus hijus. Peru se queó mu tristi porque el hiju chicu no llegaba, y ya no comía na de na por la pena del hiju. Y le dicía a los otros hijus: -Amus a’guardal una semana, por si vieni el güestru hermanu, porqui si tarda más d’una semana en golvel yo me mueru de pena. Si vieni pos sos repartu el reinu pa los tres, peru si no vieni pos sos lo tengu que dal a vusotrus solos, porqui siguru que el güestru hermanu s’ha muertu, Los días pasaban unu detrás d’otru y el hermanu no apaecía. En estu qu’iba un pastorinu pa ondi estaba el pozu secu, que ni se vía, y s’agachó pa cogel una piedra pa careal las ovejinas. Y al agachalsi se’encuentró un pitu. Esi era el pitu que le dio el pastol pa que podiera entral en el jardín d’Entral y no salil y queal dormía a la culebra de las venticuatru cabezas. Asina qu’era un pitu mágicu. Y dici el pastorinu: -¡Vaya pitu más bonitu! Voy a tocailu, que seguritu que jaci un güen son. Total, que se lo poni en la boca y empieza a soplar. ¡Güenu!, en en ve de música lo que salía era un canti. Era el canti: Pol cogel el agua de la fuenti d’Aquí t’esperu, los mis hermanus m’han encerráu en un bujeru. Y dicía el pastol: -¡Qué pitu más raru! Pos se lo voy a lleval a los otrus rabanis pa que vean lo que jaci esti pitu. Comu estaban tos por la nochi alreol de la lumbri, tos tocaban el pitu, y el pitu siempri con la misma toná: Pol cogel el agua de la fuenti d’Aquí t’esperu, los mis hermanus m’han encerráu en un bujeru. Ya se jizu famosu el pitu por to el reinu, de mo que tamién s’enterarun los criáus del rey. Y dice un criáu: -A lo mejol si jagu que traigan el pitu pa que canti andi el rey, a lo mejol el rey se cura de la tristeza. Así que se jue a la busca del pastorinu que tenía el pitu mágicu, y le diju que tenía que venil p’al palaciu pa tocailu delantitu del rey. Pos ya jue p’allá y lo llevarun a la sala qu’estaba el rey, qu’estaba el probi rey to amoñáu y no meneaba la cabeza ni pa mirailu, qu’es que la tenía caía en las ruillas. Y el criáu: -Ya puéis tocal. Se poni el pastorcinu fiu, fiu, y el pitu empieza a dicil: Pol cogel el agua de la fuenti d’Aquí t’esperu, los mis hermanus m’han encerráu en un bujeru. Entoncis el rey estiró la cabeza p’arriba y se le pusun los ojus comu si jueran dos candilis. Y dici el rey: -Sopla otra ve. El pastorcinu a soplal otra ve, y el pitu lo mismu: Pol cogel el agua de la fuenti d’Aquí t’esperu, los mis hermanus m’han encerráu en un bujeru. El rey no se poía creel lo que oyía del pitu, asina que le dici al criáu: -Toca tú el pitu a vel que dici. Cogió el criáu del rey el pitu y se poni a soplal, y el pitu lo mesmu: El rey ya se pusu acaloraítu, porque ya se maginaba lo que estaba pasandu. Antoncis va y cogi el pitu él, y venga a soplal, y cada ve que soplaba el pitu con el mesmu canti: Pol cogel el agua de la fuenti d’Aquí t’esperu, los tus hijus m’han encerráu en un bujeru. Agora va el rey y manda que vayan a buscal a los dos hijus, y al prontu llegan los dos hijus to contentus porque se criían que l’iba a jacel el su padri el repartu del reinu. Y cuandu llegan a la sala le da el pitu a unu y le dici: -Toca esi pitu pa que veas que música jaci. El inoranti del grandi se poni a soplal, y el pitu empieza con el canti: Pol cogel el agua de la fuenti d’Aquí t’esperu, tú y tu hermanu m’habéis encerráu en un bujeru. Del sustu que le dio se queó desmayáu pa un lau. Aluegu mandó tocal el pitu al hiju medianu, y pasó igual, y ésti se queó desmayáu p’al otru lau. De que se le pasa el soponciu a los dos los mandó el rey que los apearan con una cadena. Ya que los soldáus los tenían bien apeáus, le dici el rey a los sus hijus: -Sos perdonu la vida si lleváis a los soldáus al buracu qu’está metíu el güestru hermanu. Pero comu no lo encuentréis sos deju espicolgáus de la torri del castillu hasta que sos coman los avichuchis. No le queó más remediu que llevailus hasta el esconderichi, y allí estaba el pobri muchachu muertitu de jambri. Cuandu el padri lo vio se puso to contentu y le dio el reinu enteritu pa él: -Comu tu juisti el que me salvasti la vida, pa ti solu es to el reinu. Y estus dos se van a presu a las mazmorras hasta que se quéin ciegus de no vel la luz. Resultó que el rey se murió a los pocus días, y el hiju chicu ya se hizu rey. Y manqui los dos hermanus eran mu malitus, no le tenía ojeriza, y diju que los sacaran de las mazmorras, porqui quería perdonailus. De mo que pusu a unu de pastol de tuarrapus y al otru lo pusu de limpiaol de corralis. El cuentu s’acabó y s’atrancó la puerta; asín que cerral la boca que la tenéis abierta.

Recogido en Ahigal por Jose María Dominguez en castúo. http://tierraoral.blogspot.com.es/2009/10/tres-cuentos-extremenos.html

EL CUENTO DEL LOBO

Había una vez un lobo que se levantó una mañana y según se sentó en la cama pa levantarse, le dio tres estallidos el rabo y dijo: “Buen día de caza hoy. Esta es buena señal. Voy a irme ahora mismo de caza”. Entonces se fue por el campo y nada más salir al campo se encontró con dos carneros que se estaban peleando.

Y dijo el lobo ¿qué pasa, qué pasa aquí que hay pelea?

– No, es que mi padre nos ha dejao esta cerca y mi hermano la quiere pa él y yo la quiero pa mí…

– Y dice el lobo: pues lo más justo es que sea pa los dos. Pues yo me voy a poner en el medio de la cerca…Pero vamos… Y vosotros, el primero que llegue…es pa él. Si vosotros no la queréis partir a medias…el primero que llegue donde yo estoy…pos pa él. Y con el otro pos ya veremos, porque yo no he desayunao.

Y entonces el lobo se puso en mitad de la cerca, los carneros se fueron cada uno a un extremo. Empezaron a correr y pillaron al lobo en mitad de … , de los dos, y lo dejaron al pobre allí tumbao, hecho polvo …Cuando llegó se escaparon, claro, los c….

Se despierta el lobo,…se desatonta, porque se quedó to atontao.

            – ¡Ay!, ahora me duele todo.

Empezó a andar y llegó,… un poco más adelante se encuentra una yegua con un potrillo, muy finito y dice:

– ¡Hombre¡ ¡Buenos días¡: Lo justo, justillo. Cabal, cabalillo. La libra a la madre y la ….al potrillo. Y yo no he desayunao. Así que ya sabéis lo que quiero decir.

La yegua dice: ¡Hombre¡ Señor lobo es muy justo que desayunes y que desayunes con nosotros si es lo primero que te has encontrao. Pero yo creo que hay un problema y es que en una pata tengo una espina que me he clavao, terrible, y te va a hacer daño. Capaz de que te haga un agujero en las tripas si me comes con la espina esa…Dice: ¡Bueno, bueno!. Yo creo que es mejor que primero me saques la espina.

– Vale, vale, vale, pero rápido porque yo tengo mucha hambre.

Puso la pata parriba la yegua y cuando fue a sacarle la espina le pegó una coz y lo dejó sin dientes y hecho polvo. Y se escapan, claro. Echan a correr. Y entonces el lobo, sigue, se repone y sigue andando. Y llega cerca del río a un molino que había por allí. Y se encuentra a una guarra con siete guarrinos. Y dice: ¡Hombre¡ (también dijo una frase así que es que no me acuerdo) Total que les dice que se los va a comer pa desayunar. Bueno, ya pa comer, porque se le había hecho muy tarde entre unas cosas y otras y no había comido nada y que tenía un hambre feroz y que se los iba a comer… Entonces la cerda le dice que, hombre, que como se los va a comer así, sin bautizar ni nada, que no estaban cristianaos y entonces que se le iban a indigestar y que tal… que, porque allí en el molino, en la acequia del molino no cristianaban a los cerdos.

-Bueno, pues venga, venga, rápido, porque ya no aguanto más. A ver cómo hacemos.

Dice la cerda: pues lo mejor es que usted se ponga en el brocal. Yo le voy dando los cerdos, usted los va bautizando y contándolos, uno, dos, tres…Y ya desque le da el séptimo la cerda le pega un hocicazo al lobo y lo tira a la acequia del molino y se escapan los cerdos y el lobo se queda por allí . Ya, cuando consigue salir de allí, mojao, maltrecho todo de tantos avatares que había tenido a lo largo del día y se pone allí debajo de una encina, así apoyao en el tronco, y a lamentarse de que quién lo habrá hecho a él repartidor de tierras, sacador de espinas, y bautizador de cerdos. Que más valiera que viniera un rayo del cielo y lo matara, porque ya según estaba, pos no…le compensaba seguir viviendo. Entonces un leñador que estaba en lo alto, que lo oyó, dejó caer el hacha, lo mató y colorín, colorao…

Recogido en Torreorgaz por Concha Polo Polo (http://nuestramusica.unex.es/lastorres/inmateriales/cuentos1.htm)

Versiones muy similares a la recogida en Torreorgaz. Por ejemplo, en el libro de Juan Rodríguez Pastor, Cuentos extremeños de animales, se incluyen seis cuentos de este mismo tipo, dentro del apartado específico de Andanzas y desventuras del lobo, cuyos títulos son:

  • Cuento número 37:      EL LOBO EN EL ZUMAJO
    (Tipo 122A: El lobo en busca de su desayuno)
  • Cuento número 38:      EL LOBO
    (Tipo 122A. El lobo en busca de su desayuno) + 5 (Mordiendo la pata)
  • Cuento número 39:      EL LOBO EN LA CANALEJA
    (Tipo 122A: El lobo en busca de su desayuno)
  • Cuento número 40:      LA GUARRITA Y EL LOBO
    (Tipo 122A: El lobo en busca de su desayuno)
  • Cuento número 41:      LA YEGUA Y EL LOBO
    (Tipo 122J: la espina en el casco)
  • Cuento número 42:      CUENTO JURDANO
    (Tipo 122A: El lobo en busca de su desayuno)

 

 

 

 

 

Advertisements